Cuando Colleen y Chris Otcasek adquirieron su nueva casa en Woodland Hills, California, no tenían idea de lo que realmente compraban. Tenían armarios empotrados, una cocina equipada estupendamente y el gran comedor que habían soñado. Pero había algo más en la propiedad. Era un secreto que se remontaba a los años 60, y resultaría ser tan valioso como cualquier cosa en la nueva casa.

Cuando compraron la casa, los Otcaseks sólo les dijeron que la propiedad tenía “una característica inusual”: un gran agujero de hormigón en el patio trasero. Y que el agujero una vez albergó un refugio antinuclear de la época de la Guerra Fría. Lo que no sabían, era lo que podía estar allí después de todos estos años.

La escalera en el refugio bajaba peligrosamente 5 metros en la tierra. Estaba un poco oxidada y parecía que no había sido utilizado durante décadas. Al descender y acercarse a la gruesa puerta metálica, se preguntaron qué encontrarían en el búnker. Después de todo, había pasado mucho tiempo desde la Guerra Fría.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética y los Estados Unidos estaban compitiendo por el control de Europa. A pesar de los esfuerzos de los Aliados, los soviéticos estaban ganando poder y desarrollando sus propias armas nucleares, al igual que las que los Estados Unidos habían utilizado para diezmar Nagasaki e Hiroshima y ganar la guerra. La mera presencia de estas armas de destrucción masiva comenzó una guerra de posturas y propaganda que duró durante la mayor parte del siglo XX.

Durante ese tiempo, muchos países comenzaron a construir refugios antinucleares o bunkers subterráneos para altos funcionarios del gobierno. En caso de un ataque nuclear, el presidente, su familia y su gabinete, junto con muchos altos oficiales del ejército y de la marina serían introducidos en estos bunkers para mantenerlos seguros y poder encarar la reconstrucción en las secuelas. Con el tiempo, muchos civiles estadounidenses compartieron la misma visión y construyeron sus propios refugios.

El nuevo ambiente de los Otcaseks estaba lleno de casi todos los elementos que alguien necesitaría para sobrevivir en caso de un ataque nuclear. Contenía agua, comida enlatada, ropa y medicamentos, así como productos de papel y libros. Había suficiente espacio en el refugio para una familia de cuatro integrantes. Lo más notable, era que todos los artículos todavía estaban envueltos en sus empaques vintage originales, en su mayoría virgen, sin abrir o usar.

Colleen y Chris estimaron que la cantidad de comida y los suministros varios sólo habrían durado a la familia alrededor de dos o tres semanas como máximo. Ahora, con su nuevo almacén de provisiones vintage, la feliz pareja decidió que querían aprender un poco más acerca de quién había construyído el búnker. Tras algunas investigaciones se enteraron que el dueño anterior de la casa, Alvin Kaufman, había construido el refugio en 1961.

Alvin Kaufman era un ingeniero nuclear que trabajaba para el Gobierno de los Estados Unidos. Él sabía de primera mano los peligros que un ataque nuclear habría planteado y las acciones necesarias para sobrevivir a tal ataque. Ante todo quería proteger a su familia de la amenaza de una guerra nuclear, entonces decidió gastar todo su tiempo extra, dinero y esfuerzo en construir un refugio seguro para ellos.

De acuerdo con la hija de Alvin, Debra, se ofreció a construir un refugio gigante para compartir con todos sus vecinos, pero fue rechazado: incluso en medio de los crecientes temores de un ataque nuclear inminente. De acuerdo con Debra, el refugio también contenía varias áreas para dormir, un tanque de agua y un filtro de aire que se podía accionar manualmente. Los Otcaseks, que estaban contentos de haber aprendido un poco más sobre la historia del búnker, empezaron a hacer inventario.

El primer artículo que encontraron era un viejo suéter de Argyle de la marca de la Arrow. El diseño Argyle, se ha utilizado para decorar todo, desde calcetines y suéteres, hasta batas y faldas escocesas. La marca de ropa Arrow todavía hoy hace camisas, aunque los estilos se han actualizado bastante.

Los Kaufmans se aseguraron de mantener un número de productos útiles para la cocina y también prácticos conservantes. Esta pila de Saran Wrap, Reynolds Wrap y bolsas de plástico estaban perfectamente diseñadas para almacenar alimentos. Estas cajas vintage valdrían una buena suma de dinero hoy en día, incluso si los productos que contienen han sido mejorados notablemente con los años.

La nueva familia también encontró un contenedor adicional que contenía todo tipo de medicamentos. Píldoras para dormir, tabletas para náuseas, ungüento y un surtido de tabletas anaranjadas anodinas en varias botellas que cubrían el fondo de la caja.

Los Kaufman también se prepararon para posibles lesiones físicas y llevaron consigo un kit de primeros auxilios que contenía polvo para pies, pomada de bacitracina y gasas de algodón absorbente. Kits como éstos eran la característica más común de los refugios atómicos del período de la Guerra Fría. Algunos incluso contienen kits de suturas y costuras para usar en caso de una lesión grave.

Otras necesidades también se almacenaron en el refugio. El bunker también contenía comida. En uno de los estantes encontraron una lata de galletas y dos tarros de alimentos multi-propósito. Esta mezcla de proteínas en polvo fue creada por Clifford E. Clinton en 1946. Clinton se asoció con su amigo el Dr. Henry Borsook, un bioquímico, para desarrollar un sustituto de alimentos que proporcionaría una nutrición adecuada a un precio muy asequible.

El Dr. Borsook trabajó en el proyecto por apenas un año para desarrollar MPF (alimentos multi-propósito), un suplemento alimenticio rico en proteínas que sólo cuesta tres centavos por comida. La asequibilidad de MPF permitió que Clinton fundara la organización sin fines de lucro Meals for Millions. Durante la década siguiente, Meals for Millions distribuyó 3.000 toneladas de MPF a agencias de socorro en 129 países.

Con el fin de mantener a la familia por lo menos parcialmente entretenida durante su posible estancia en el refugio antiaéreo, Kaufman lleno de casi una docena de ediciones de las revistas de ciencia ficción “Analog” y de hechos “Fact”. La revista estadounidense Sci-Fi fue publicada por primera vez en 1930. La revista era más conocida por publicar muchas historias que se convertirían en clásicos, incluyendo historias de Isaac Asimov, Robert A. Heinlein y John W. Campbell.

Revistas como Analog eran edicioens periódicas prominentes y ampliamente publicadas en los años 50 y 60. En una era de exploración y ciencia, los estadounidenses, en particular, clamaron por más historias sobre ciencia, dimensiones paralelas, robots, tecnologías futuristas, extraterrestres y los peligros de encontrarlos. Los libros, por supuesto, no eran las únicas mercancías necesarias para las personas encerradas en una bóveda.

El Otcaseks también encontraron toallas de papel Kleenex, aunque un solo rollo no habría durado mucho si es utilizado por una familia de cuatro. Kleenex se creó por primera vez en la década de 1920 como una forma de eliminar la crema fría y el maquillaje, pero pronto se ramificó en una serie de productos diferentes, incluyendo Cottonelle, Huggies y VIVA.

En el bunker también había un paquete de tazas de papel Dixie, que se craron por primera vez en 1907, como una forma de servir fácilmente el agua y las bebidas frías a los pasajeros de trenes de larga distancia. Originalmente llamado el “Health Kup”, estas pequeñas tazas de papel allanaron el camino para todos los que vinieron después.

Pero lo último que encontraron los Otcaseks en el bunker es sin duda lo más importante. Alrededor de la habitación, en estantes y mesas,  jarras y un sinnúmero de latas de café molido de diferentes variedades. La mayoría de ellas nunca habían sido abiertas, aunque algunas, como la oxidada que se muestra aquí, han sido devastadas por el tiempo. Los Kaufman, al parecer, tenían un amor por el frijol condimentado y sabían que si se desataba de una guerra nuclear, necesitarían lo suficiente para mantenerlos cuerdos mientras durara el polvo radioactivo.

Afortunadamente, la guerra nuclear nunca llegó y los Kaufman nunca tuvieron una razón para usar el albergue de Alvin. Mientras tanto, los Otcaseks están más que felices de haber heredado esta joya rara, vintage y todos los elementos sorprendentes contenidos dentro. No sólo por la historia, sino por el valor que sin duda tendrá.