Compartir

La gran ciudad francesa por excelencia, tiene deseos de campo. En los últimos años, la alcalde parisina impulsa una París más verde. A principios de 2017, Anne Hidalgo, presentó al Consejo de París un gran plan llamado “alimentos sustentables y agricultura urbana.”

¿El objetivo? Producir más orgánico, más trabajo en las cercanías y ayudar a los agricultores. Estos objetivos, entre otros, son una breve descripción de un plan innovador que se llevará a cabo para el placer y bienestar de los parisinos y para quienes visiten la ciudad.

Para empezar, hay que señalar que este plan fue votado por unanimidad. Una buena noticia que valida el objetivo de empujar París hacia un modelo urbano, más virtuoso económica y socialmente.

Anne Hidalgo expresó la necesidad de “trabajar en estrecha colaboración con los agricultores” en París y en otras partes.

“A pesar de que París está comprometida con la agricultura urbana, los techos verdes o los programas de revegetación de jardines, la capital nunca será autosuficiente en alimentos”, dijo.

París ya no tiene nada de la ciudad del siglo XIX, donde 600 hectáreas estaban dedicadas a la jardinería, sin embargo, en los últimos años florecen las iniciativas para desarrollar áreas de cultivos. La Ciudad Luz quiere llegar a 100 hectáreas de vegetación en paredes y techos, en jardines o en áreas subterráneas en 2020, incluyendo 33 hectáreas dedicadas a la agricultura urbana, el equivalente a cincuenta campos de fútbol.

En 2016, la primera promoción de “Parisculteurs” o huertas urbanas, se dio a conocer. Estos 33 sitios representan 5,5 hectáreas de vegetación sobre edificios de París, incluyendo 5,2 hectáreas de agricultura urbana o sea, 7 a 8 campos de fútbol.

La meta es producir 500 toneladas de comestible por año. Los primeros proyectos se llevarán a cabo a partir de marzo de 2017. También se pondrá en marcha una nueva convocatoria de proyectos “Parisculteurs 2” en 2017.

Estos espacios completarán los 125 jardines comunitarios confiados a asociaciones para desarrollar lazos sociales. Se espera que al menos otras veinte emerjan. El plan también incluye el cultivo de cebada y lúpulo en los bosques del Bois de Vincennes para producir en una microcervecería, la cerveza parisina “Bière de Paris”.

El plan también incluye el objetivo, que ya se puso en marcha en 2015, para alcanzar el 50% de producción orgánica para el año 2020 en los 1.200 comedores municipales de París que incluye, guarderías, comedores escolares, colegios, restaurantes, hogares de ancianos,etc. y que sirven cada año 30 millones de comidas.

París es ya el primer comprador público de productos “bio” o ecológicos en Francia. Bio y de temporada: hoy en día, más del 77% de las frutas y verduras que se sirven en los comedores municipales respetan el consumo de productos locales y de estación (a menos de 250 km de distancia) y la proporción de alimentos sustentables en caterings parisinos desde el 7,4% en 2008 a 32,9% en 2015.

La capital “nunca será autosuficiente en el plano alimentario,” manifestó Anne Hidalgo.

“Tenemos que trabajar en estrecha colaboración con los agricultores” en torno a París y más allá, por razones de salud, razones ambientales y para apoyar a los productores, dijo.

El plan de París prevé, de este modo, favorecer las cercanías y dar apoyo a las tiendas de alimentación.

Para ir aún más lejos y producir lo más posible en la capital, “el plan de dieta sostenible y la agricultura urbana” tiene previsto aumentar las fincas urbanas que incluyen la creación de un “muelle agricultor” en las orillas del Sena.

El plan también tiene como objetivo cultivar más jardines comunitarios en la ciudad y una escuela de permacultura para aprender a una edad temprana a respetar la naturaleza.

Un proyecto verdaderamente inspirador, digno de ser replicado en muchas ciudades.

Compartir