Zhengliang Wu sabe todo sobre los peligros de la contaminación del aire. Él rara vez regresa a Shangai, su lugar de nacimiento, desde Alemania, donde vive. Pero ve que su madre y su hermana sufren cada vez que regresan de visitar a su anciana abuela, en China.

“Cada vez que vuelven se enferman, es terrible”, dice el ingeniero cofundador de Green City Solutions.

Zhengliang Wu viajará a París para supervisar la instalación de dos nuevos CityTrees, un filtro de aire vegetal tan potente como 275 árboles normales, con un 99% menos de espacio.

Los cuatro cofundadores de Green City Solutions, un arquitecto, un horticultor, un ingeniero mecánico y Wu se reunieron en la Universidad de Dresden y fundaron el proyecto en 2014. Juntos, crearon el CityTree como parte de la respuesta a una problema complejo: cómo limpiar el aire en las zonas urbanas cada vez más superpobladas del mundo.

Los habitantes de la ciudad sufren de asma, enfermedades del corazón y cáncer de pulmón debido a la mala calidad del aire donde viven. La Organización Mundial de la Salud dice que cuatro de cada cinco residentes de la ciudad enfrentan niveles tóxicos de contaminación del aire: una combinación de dióxido de nitrógeno venenoso y otras partículas cancerígenas. Esta situación no está mejorando: la OMS dice que la contaminación atmosférica fue un 8% peor en 2013 que en 2008.

Sin embargo, los emprendedores que abordan el tema de la contaminación del aire y otros problemas ambientales, a menudo se enfrentan con enormes obstáculos del poder de lobby o cabildeo corporativo y la falta de financiación. Incluso cuando los gobiernos intentan introducir alguna regulación, pueden ser frustrados por la avaricia corporativa.

Mientras que los gobiernos luchan con la legislación y su aplicación, Wu ha encontrado una manera de abordar la contaminación del aire en tiempo real. Green City Solutions utiliza plantas que son buenas para filtrar el aire, como los musgos y líquenes, con una superficie foliar muy grande en comparación con otras plantas, por lo que las hojas pueden absorber más contaminación sin que se obstruya la superficie. Adjuntan el musgo a las rejillas de aire para acelerar el proceso de limpieza y recopilar datos sobre los tipos y niveles de contaminación en los que se instalan los CityTrees.

Green CitySolutions pudo desarrollar el CityTree gracias al importante apoyo del gobierno alemán y un préstamo bancario privado. A medida que la empresa creció, aseguró la inversión privada e incluso ganó un par de premios en Europa. En julio de 2017, tiene la oportunidad de ganar su mayor competencia como finalista en el Chivas Venture. Los jueces deben decidir entre 30 empresas socialmente responsables reunidas en Los Angeles por la oportunidad de ganar un enorme premio monetario.

“Chivas es la competencia más grande de la que hemos sido parte. Es la primera vez que tenemos una oportunidad en una escala global para conseguir ese dinero”, dice Wu.

Ya existen CityTrees en toda Alemania y en Macedonia, Oslo y Bruselas, donde uno del tamaño de un refugio de autobuses está estratégicamente situado fuera del Mont des Arts con bancos para los transeúntes donde pueden detenerse y respirar aire fresco.

“Es mi CityTree favorito. Está plantado en un lugar muy popular y es muy simbólico porque es donde están sentados los responsables de la toma de decisiones de la UE”, dice Wu.

Pero Wu tiene ambiciones de que los CityTrees se conviertan en algo más que símbolos de que los gobiernos están tomando medidas sobre la mortal cuestión de la contaminación del aire. Quiere que el CityTree se convierta en parte de una nueva infraestructura climática que priorice la salud de los ciudadanos por encima de las ganancias.

“Estamos construyendo una infraestructura climática. Queremos avanzar en la dirección donde tenemos soluciones para cada aplicación en la ciudad, no sólo en la calle, sino también en fachadas, integradas en los sistemas de ventilación de edificios y en viviendas particulares” agrega Wu.