La calidad del aire en la cubierta de un crucero es peor que las ciudades más contaminadas del mundo

Una reciente investigación encubierta sobre el mayor operador de cruceros en Gran Bretaña, P&O Cruises, tuvo como objetivo descubrir los niveles de contaminación en las cubiertas de algunos cruceros y qué tan limpio es el aire que los turistas respiran cuando está en un barco. Se centró en los niveles de “partículas ultrafinas” que se encuentran en el aire y alrededor del crucero y emitidos por el combustible que queman los motores de los buques.

Pero mientras los pasajeros esperan escapar del aire sucio de las ciudades por un poco de aire fresco del mar, la investigación encontró que los cruceros están teniendo un impacto negativo en el medio ambiente. Un navío de esas magnitudes puede emitir tanta polución como un millón de coches en un día. Mientras tanto los cruceros se están volviendo cada vez más populares con alrededor de dos millones de personas del Reino Unido viajando cada año.

Mediante el uso de un contador de partículas ultrafinas P-Trak, se midió los niveles de las partículas ultra finas a bordo del buque Oceana de P&O Cruises, que puede transportar más de 2.000 pasajeros. El dispositivo encontró que el aire en la cubierta a favor del viento, y directamente junto a las chimeneas del buque, tenía 84.000 partículas ultra finas por centímetro cúbico, directamente al lado de los escapes en la cubierta, los números se dispararon a 144.000 con un pico en 226.000. Esto es más del doble de la media encontrada en el Piccadilly Circus del centro de Londres, donde usando el mismo dispositivo, el mismo equipo registró 38.400 partículas ultra finas por centímetro cúbico.

Mientras que la cubierta es popular entre los que toman sol, es probable que los pasajeros estén respirando algunas de estas partículas, que son perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

El Dr. Matthew Loxham, responsable del estudio dijo: “Está claro por los resultados que hay ciertas áreas de la nave que se ven afectadas por niveles bastante altos de partículas. Estos son los niveles que se esperan ver en las ciudades más contaminadas del mundo como Shanghai, Delhi y otras”.

“La exposición a corto plazo puede causar un aumento de los síntomas respiratorios. Las personas que son asmáticos, por ejemplo, podría traerles congestiones respiratorias y sibilancias. También en el caso de las personas con enfermedades cardiovasculares. Hay mucha evidencia recolectada allí para sugerir que los alarmantes niveles de aumento de partículas pueden causar estos síntomas.”

El Dr. Loxham agregó que los miembros de la tripulación que trabajan en el buque y que experimentaron exposiciones repetidas podrían experimentar síntomas que estamos empezando a comprender.

Por otro lado la asociación alemana de medio ambiente NABU (Unión para la Conservación de la Naturaleza y la Biodiversidad), aclaró que los buques causan no sólo las emisiones de gases de efecto invernadero sino también óxidos de azufre, óxidos de nitrógeno y partículas.

“Por día, un crucero emite tanto material particulado como un millón de automóviles, así que 30 barcos de crucero contaminan tanto como todos los coches en el Reino Unido”, dijo Daniel Rieger de NABU.

La mayoría de las naves grandes queman el fuel oil pesado. Es un producto residual de la industria del refinado, así que después de que las refinerías han producido la gasolina y el diesel que ponemos en nuestros coches, quedan con lo que esencialmente es un producto de desecho. Se llama combustible residual, o fuel oil pesado.

“Desde el punto de vista medioambiental, es malo debido a la contaminación atmosférica causada por el contenido muy alto de azufre. Sin embargo, tradicionalmente la industria naviera lo ha utilizado porque es mucho más barato que otros combustibles”, declaró John Maggs, presidente de la Clean Shipping Coalition.

Respondiendo a los resultados revelados por la investigación, P&O Cruises en un comunicado declaró que desde 2005 han reducido su consumo de combustible en un 28 por ciento, con la consiguiente reducción de las emisiones al aire. También agregó que la naviera Oceana va a estar equipada con “sistemas de limpieza de gases de escape, que se han instalado en 60 buques a través de sus marcas”. Sostienen que esta acción mejora significativamente la calidad de las emisiones a la atmósfera y que se han logrado reducciones de hollín y partículas en exceso del 80%.

“En 2014 hemos reducido las emisiones de CO2 en un 20 por ciento y hemos renovado nuestro objetivo de continuar reduciendo la tasa. La salud, la seguridad y el bienestar de los huéspedes y de la tripulación a través de todos nuestros buques es nuestra máxima prioridad absoluta. Reconocemos que hay un interés público relacionado con la polución y los problemas de salud asociados”, concluye el comunicado de P&O.

Si estás haciendo las maletas para tu próximo crucero, recuerda empacar ¡la mascarilla para contaminación! 😉