Compartir

McDonald’s reemplazará las pajitas de plástico con las de papel en todos sus restaurantes del Reino Unido e Irlanda, a partir de septiembre 2018.

El gigante de las hamburguesas terminará con el uso de popotes de plástico en sus restaurantes británicos el próximo año, después de que casi medio millón de personas pidieran a la compañía que los abandonara. Actualmente, la firma usa alrededor de 1.8 millones de pajitas por día sólo en el Reino Unido. Por el momento, el cambio afectará a 1.361 locales de la cadena internacional en el Reino Unido, pero no al resto de sus 36.000 restaurantes en todo el mundo.

La petición de SumOfUs, que pedía el cambio, advirtió que las pajitas de plástico terminaron contaminando los océanos, dañando las aves marinas en particular y la vida marina en general. McDonald’s comunicó que había escuchado las inquietudes de los clientes y que en consecuencia comenzaría a eliminar pajitas de plástico en septiembre, completando el proceso en algún momento en 2019.

Paul Pomroy, director ejecutivo de McDonald’s en el Reino Unido e Irlanda, manifestó: “Reflejando el debate público más amplio, nuestros clientes nos dijeron que querían ver un cambio en los popotes, pero sin comprometer su experiencia general cuando visitan nuestros restaurantes”.

Inicialmente, solo un número limitado de los restaurantes de la cadena tendrá instalaciones de reciclaje para las pajitas de papel, pero la compañía se ha comprometido a garantizar que puedan reciclarse en todas las tiendas a fines de 2019. Las pajitas de papel se obtendrán de proveedores en Irlanda del Norte y Gales.

El gobierno británico advirtió a principios de este año que las pajitas de plástico, junto con otros artículos de plástico de uso descartable, como los bastoncillos de algodón, podrían prohibirse como parte de sus esfuerzos para reducir la contaminación marina.

Bajo la fuerte presión de los ambientalistas, otras partes del imperio global de McDonald’s están experimentando con alternativas a las pajillas de plástico, y los ensayos se realizarán hacia fines de este año en los EE. UU., Francia, Suecia y Noruega.

Las pajillas plásticas descartables son el azote del mundo del desecho de envases, porque no se biodegradan fácilmente y a la vez no son realmente necesarias para la mayoría de las personas cuando se trata de tomar un refresco.

Compartir