💳 Black Friday: una gran oportunidad para “NO comprar”

Compartir

En sus marcas, listos, ¡compren ya! ¿Hay alguna razón para entusiasmarse con este festival de consumo excesivo, que revela una ceguera autoindulgente? ¿La opinión frente a las consecuencias sociales y medioambientales del consumo excesivo está anestesiada por una fascinación colectiva?

El acto individual de comprar lo que realmente necesitamos, previa reflexión acerca de si nuestra elección ha sido tomada con consciencia ecológica y social impacta en toda la humanidad. Y los responsables no son sólo las grandes corporaciones. Somos también tú y yo.

El Black Friday, un gran evento comercial en todo el mundo que marca el comienzo de la temporada de compras navideñas causa picos elevados alarmantes en la contaminación del aire y en los desechos plásticos, advierten ecologistas. En muchos países, Black Friday es principalmente un evento On-Line y la mayor parte de las compras incluye una entrega a domicilio.

El frenesí de compras compromete entonces la circulación de miles de vehículos que salen a tomar las calles desde los centros de despacho mayoristas hacia locales de venta y domicilios particulares con entregas que incluyen sobre todo juguetes y juegos plásticos, muchos de los cuales funcionan con baterías y artículos electrónicos entre las compras más populares, lo que aumenta la preocupación por los altos niveles de contaminación del aire.

Este Black Friday… ¡no compres, crea!

Este mes de noviembre, y coincidiendo con la celebración del Black Friday, Greenpeace internacional celebra simultáneamente en más de 30 países, un macro evento de consumo alternativo, con talleres, espacios de intercambio, proyecciones, charlas, juegos, conciertos y muchas actividades para aumentar la creatividad y reducir nuestro consumo.

Infórmate y participa de las actividades que se desarrollarán en tu país a través de la  página makesmthng.org. Conoce qué puedes hacer tú para involucrarte en el cambio.

Nuestro ritmo de vida es insostenible y está acelerando el cambio climático. Cada año suben las temperaturas y se deshielan los glaciares. Y los responsables no son sólo las grandes corporaciones. Somos también tú y yo, cuando compramos por comprar ropa barata, usamos un vaso de plástico innecesariamente, cogemos el coche en vez del metro por pereza o nos lanzamos al consumismo salvaje del Black Friday o la Navidad, sin necesidad. El tiempo de la inercia y de mirar para otro lado ha terminado.

En el evento al que te invita Greenpeace para finales de noviembre propone aprender a entender de una vez las etiquetas, a arreglar tu bici, o a combatir la obsolescencia programada.

Greenpeace ha lanzado una alternativa a lo que denomina el “hiperconsumismo” asociado con Black Friday. Ha organizado un festival internacional de fabricantes, en el que se pide a personas de todo el mundo que se reúnan para arreglar o reparar algo en lugar de comprar.

“Black Friday se ha convertido en uno de los principales picos de consumismo. Las compras están aumentando los volúmenes de desechos más que nunca. Esta peligrosa tendencia está dañando nuestro planeta. Compramos sin pensar por un minuto, pero el desperdicio que creamos a veces durará siglos”, dijo Chiara Campione, líder mundial de proyectos de Greenpeace.

Habitualmente los juguetes y juegos de plástico son los más populares durante este evento, según Euromonitor International. Pero Roland Geyer, autor del primer análisis global de plásticos producidos en masa, sostiene que el reciclaje y la incineración no serían suficientes para frenar el flujo plástico de tal consumismo. Incluso estando a la cabeza en las tasas de reciclaje e incineración, se habrá duplicado la cantidad de plástico descartado desde 1950 en los próximos 20 años.

Tenemos que comprar cosas en algún momento, es cierto. Pero esta celebración consumista sería la oportunidad ideal para plantearse ciertos temas:

– En el caso en el que compremos un objeto para reemplazar otro que ya tenemos, podemos preguntarnos si el que vamos a desechar puede arreglarse, o mejorarse.

– Reducir el desperdicio y el embalaje.

– Reflexionar acerca de dónde compramos y si lo que estamos adquiriendo es fruto del trabajo y salario justo de quienes lo han fabricado.

Los actos individuales afectan e impactan en toda la comunidad y se ven reflejados en el conjunto de la sociedad.

No compras con dinero. Compras con el tiempo de tu vida que gastas para conseguirlo. Y al fin de cuentas es el planeta el que paga el precio real.

#DisruptBlackFriday #BuyNothing #MakeSmthng

Compartir

Related Posts

🏅 Japón fabrica medallas olímpicas con Smartphones reciclados

🏅 Japón fabrica medallas olímpicas con Smartphones reciclados

🌎 La Ciudad Feliz prohíbe plásticos de un sólo uso

🌎 La Ciudad Feliz prohíbe plásticos de un sólo uso

🌊 Kivalina, el hundimiento inexorable de una isla

🌊 Kivalina, el hundimiento inexorable de una isla

🌎 El fotógrafo que documentó nuestro impacto desde el cielo

🌎 El fotógrafo que documentó nuestro impacto desde el cielo

🇩🇰 Dinamarca construirá 9 islas para generar energía renovable

🇩🇰 Dinamarca construirá 9 islas para generar energía renovable

🌱 ¿Por qué África construye una Gran Muralla Verde?

🌱 ¿Por qué África construye una Gran Muralla Verde?

🌎 5 Cosas sencillas para hacer acerca del cambio climático

🌎 5 Cosas sencillas para hacer acerca del cambio climático

🌱 Mujeres y agricultura urbana sostenible

🌱 Mujeres y agricultura urbana sostenible