Compartir

La Ciudad de Buenos Aires, en Argentina, cuenta con un Programa de Agricultura Urbana así como numerosas Huertas Urbanas que se entretejen en el trazado urbano. Los talleres promueven, difunden y sostienen las prácticas de agricultura urbana. Están abiertos a la comunidad y son gratuitos.

Con una oferta de cursos mensuales, trimestrales, introductorios y para niños, una decena de “Estaciones Saludables” repartidas por toda la geografía porteña son el escenario del Programa “Manos a la tierra”, en el marco del BA Saludable que busca brindar conocimientos y materiales para transformar una parte del balcón, el patio o la terraza en un espacio de producción de alimentos de huerta.

Desde 2017, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público  a través de su Agencia de Protección Ambiental (APrA), impulsa el Programa de Agricultura Urbana de la Ciudad de Buenos Aires.

Este proyecto surgió con el objetivo de promover, difundir y sostener las prácticas de agricultura urbana y, de este modo, generar un sistema de producción y consumo económicamente viable, ambientalmente sostenible y socialmente justo que permita conectar a los habitantes con la naturaleza.

Durante 2017 se dictaron 156 talleres gratuitos de los que participaron 3362 vecinos.

Entre las actividades se cuentan los voluntariados de biorremediación, huerta y flora autóctona; talleres de agricultura urbana, hidroponía y producción de flora autóctona.

Quienes participan de estos encuentros adquirien herramientas para desarrollar la agricultura urbana y los cultivos naturales e hidropónicos, aprenden a crear y mantener una huerta en suelo y a reconocer la importancia de la flora autóctona y los servicios sistémicos que brinda.

También se realizan prácticas de compostaje y manejo de residuos, y así como la metodología para plantar diversas especies y restaurar los paisajes.

Todas estas propuestas apuntan a promover nuevas formas de consumo y producción de alimentos con el menor impacto en el ambiente. También permiten que los vecinos cuenten con herramientas que les permitan replicar estas experiencias en sus casas y puedan adoptar hábitos de alimentación más saludables y sustentables.

Actualmente en la Ciudad de Buenos Aires conviven numerosas huertas urbanas comunitarias que se fusionan con el tejido urbano. Te mostramos algunas:

Huerta del Galpón de Chacarita

Esta Huerta Autogestiva Urbana, parte de la Mutual Sentimiento, genera un espacio de práctica y de aprendizaje, partiendo del hacer como motor del conocimiento. La Chacrita cuenta con un “Banco de Semillas Criollas, Libres y Soberanas” de producción propia, y con un vivero de plantas de huerta, de jardín y árboles.

Se trata de un territorio construido en base al esfuerzo de decenas de personas que creen que existen otras formas de vivir, rescatando enseñanzas de los mayores, para lograr alimentarse sin depredar a la naturaleza. Entre hierros retorcidos hicieron nacer un espacio ecológico donde se trabaja defendiendo el planeta.

Huertas en la Universidad de Buenos Aires – Ecoaldea Velatropa

Velatropa se encuentra situada en el predio del gran complejo de la Ciudad Universitaria de Buenos Aires, junto una reserva natural abrazada al río. Su atractivo particular radica en ser un oasis en la naturaleza donde un grupo variopinto y dinámico lleva años desarrollando un proyecto basado en una visión alternativa de la vida. La aldea cuenta una huerta poblada de tiendas de campaña y domos semiocultos en el monte, así como una mezcla de bibliotecas, industria alimentaria y reciclado.

Huerta de Garay o Vuelta de Obligado

Se trata de un espacio de educación ambiental y de aprendizaje de la agricultura urbana, inserto en la vida del barrio de Constitución. A su vez, La Huerta de Garay busca vincularse con otras instituciones vecinales, culturales y educativas con el objetivo de articular actividades como lo viene haciendo desde el 2000 con escuelas de la zona y otras instituciones educativas. Es un centro de capacitación, promoción y difusión en la producción de alimentos sanos, ricos y naturales.  Su objetivo es mejorar la calidad de vida de los vecinos y visitantes a través de la horticultura, floricultura y manejos verdes en general, impartidos por medio de cursos, talleres, charlas y distintas actividades comunitarias.

Huerta Del Centro de Estudiantes de Agronomía (CEABA)

Se trata de una Huerta agroecológica de los estudiantes abierta a la comunidad. El sentido es participar en un espacio donde los estudiantes ponen en práctica lo que están estudiando a la vez que comparten ese conocimiento con todos aquellos que deseen participar.

Huerta El Mburucuyá

En la Huerta El Mburucuyá  situada bajo la autopista, ubicada en la Biblioteca Popular de Barracas, se desarrollan actividades realacionadas con la agricultura ecológica y la preservación del medio ambiente.

Huerta de Saavedra o CUCOCO  

La huerta de Saavedra es un espacio recuperado en el 2002 por la Asamblea de Saavedra. Un terreno baldío que gracias al trabajo se convirtió en un lugar de encuentro vecinal. Actualmente, el colectivo Espacio CUCOCO (Cultural, Cooperativo y Comunitario) realiza actividades en el lugar. El espacio se sostiene a través de varietés, festivales, charlas, ciclos de cine y talleres libres, esto implica que el aporte es voluntario. También abren la posibilidad de otro tipo de intercambios de acuerdo a las posibilidades de cada uno, como puede ser trabajo comunitario, comida, artesanías, herramientas.

Huerta del Corralón de Floresta

Se trata de una pequeña pero poderosa fisura en el casco de cemento de la ciudad, pensada para preservar la cultura popular, aprender, compartir, debatir y cultivar. La huerta del Corralón pertenece, junto con otros grupos políticos/culturales, a un espacio denominado “Plaza cultural Corralón de Floresta”. Desde su inicio, la huerta se planteó como un espacio donde canalizar un concepto de vida distinto al del consumo desmedido, como un lugar donde poner a los vecinos en contacto con la tierra y donde practicar la horticultura ecológica, generalmente siguiendo la permacultura, con el objetivo de que la huerta pueda servir como herramienta didáctica y de experimentación.

Huerta del Parque Avellaneda

Desde el año 2000, Parque Avellaneda cuenta con una huerta orgánica creada por profesores y alumnos donde se brindan cursos de jardinería, bonsai, compost y lombricultura, agricultura natural, energías renovables, buenas prácticas agrícolas, plantas aromáticas, diseño de espacios verdes urbanos y otros. La huerta está organizada estratégicamente según las características de las distintas especies de plantas, y según las funciones que desarrolla cada grupo de voluntarios, para que sea más fácil poder llevar a cabo su trabajo.

Aquí te dejamos un listado completo de Huertas Urbanas de la Ciudad de Buenos Aires.

¡Compartelo!


Te puede interesar también:

Ciudad Frutal donde la fruta crece en la vereda y es de todos

🍅 Escuelas con huertas orgánicas por ley

🌱 Montréal, un centenar de huertas orgánicas

“Increíbles y comestibles”, el proyecto de un pueblo que inspira al mundo

 

Compartir