Compartir

¿Alguna vez te has preguntado por qué el pepino, el pimiento o el avocado que compras en el supermercado están envueltos con una lámina de plástico y en una bandeja?

Irónicamente, las frutas y verduras orgánicas a menudo se envasan y etiquetan con plástico. La mayoría de las verduras y frutas están perfectamente protegidas por su capa natural de piel. En muchos casos, el embalaje de plástico sólo se utiliza porque el producto necesita una etiqueta y un código de barras.

Bajo la regulación de la Unión Europea, los productos orgánicos deben estar especialmente etiquetados para que los clientes puedan distinguirlos de los productos convencionales. Sin embargo, esto se traduce en una amarga ironía: los clientes que buscan ser más ecológicos al comprar productos orgánicos terminan recibiendo sus productos recubiertos en plástico adicional.

Pero a través de la introducción de una marca de láser, tales envases de plástico podrían desaparecer, y de ese modo evitar que miles de toneladas de residuos plásticos lleguen a los vertederos y a los océanos.

En respuesta a la demanda de los consumidores por menos plástico, varios supermercados y proveedores de frutas europeos han comenzado a reemplazar las cubiertas de plástico y las etiquetas adhesivas con una marca láser que brinda información sobre el producto.

De acuerdo con el lema “El empaque más sostenible no es el empaque”, EDEKA, el grupo de supermercados más grande de Alemania, ha presentado el llamado etiquetado biológico.

La etiqueta natural no requiere ningún tipo de material químico, solo luz. Un haz de luz agrupado elimina los pigmentos en la capa más externa de la cáscara, lo que proporciona a la fruta un sellado biológico que funciona sin papel ni tinta.

El minorista de alimentos afirma que con esta nueva marca inteligente pueden ahorrar hasta 50 millones de etiquetas de plástico y piezas de film plástico, lo que equivale a aproximadamente 50 toneladas de material de embalaje. EDEKA mencionó que ya han eliminado los envases de plástico de varios productos, pero estas nuevas alternativas les permiten ir aún más lejos.

La marca inteligente está aprobada por todas las autoridades de seguridad alimentaria. El proyecto para etiquetar productos se creó a través de una asociación entre EDEKA y WWF (World Wildlife Fund), que también asisten y guían al grupo de supermercados en diversos temas ambientales desde que comenzaron su asociación en 2009.

En Holanda, Eosta, un distribuidor internacional de frutas y verduras orgánicas frescas, está intentando introducir en el mercado una alternativa real a los envases de plástico. En marzo de 2018, Eosta recibió el “Dutch Packaging Award” en la categoría de sostenibilidad por su innovador método de empaque “marca natural”.

Cuando Eosta y el supermercado sueco ICA realizaron una prueba para vender frutas y verduras orgánicas con marca natural en 2016, comprobaron que esto reemplazó a millones de piezas de envases de plástico.

Según la compañía holandesa, la marca láser no tiene ningún efecto negativo en el aspecto, el sabor o la durabilidad del producto. La tecnología es particularmente adecuada para frutas y verduras con cáscara dura, como kiwis, aguacates y pepinos.

Compartir