Compartir

El Retuna Återvinningscentral ofrece una nueva vida a objetos viejos o en desuso, da trabajo a desocupados y ahorra dinero a las comunidades.

En Suecia tirar o botar es casi una herejía  En este país donde los ciudadanos que reparan sus objetos rotos son recompensados ​​con reducciones en sus impuestos, ahora también se puede ir de compras a un Centro Comercial futurista en el que sólo existe la venta de productos reciclados.

En este Centro Comercial que se encuentra a una hora y media de Estocolmo, todo lo vendido se recicla, se reutiliza o se ha producido de forma orgánica o sostenible.

Y el concepto de negocio está funcionando: en 2018, ReTuna Återbruksgalleria obtuvo 11.7 millones de coronas suecas en ventas de productos reciclados.

Pero, ReTuna es más que un mercado. También pretende ser un educador público. ReTuna organiza eventos, talleres, conferencias, días temáticos y más, todo con un enfoque en la sostenibilidad. La escuela secundaria popular Eskilstuna Folkhögskola lleva a cabo su programa educativo de un año “Diseño de reciclaje – Återbruk” en las instalaciones. También hay salas de conferencias, donde los huéspedes pueden celebrar reuniones respetuosas del medioambiente. En el Café Returama se ofrecen almuerzos orgánicos y dulces horneados.

Aquí en lugar de convertirse en un problema, los “residuos” encuentran una nueva vida, crean empleo y proporcionan un servicio a sus nuevos propietarios. Y, además, el sistema permite al municipio ahorrar dinero ya que no tiene que recoger y procesar estos voluminosos desechos. En resumen, ¡todo el mundo gana!

¿De dónde viene la idea?
El municipio de Eskilstuna se esfuerza por ser un modelo verde. En su trabajo de desarrollo relacionado con el medioambiente, surgió la idea de abrir un centro comercial que tuviera tiendas “regulares”, pero con una gama de productos reutilizados y actualizados. El concepto atraería a un grupo objetivo amplio y difundiría el conocimiento sobre la sostenibilidad y la economía circular.

Los políticos de los gobiernos locales decidieron convertir la idea en realidad, y la construcción del proyecto comenzó en agosto de 2014. ReTuna Återbruksgalleria abrió sus puertas al público el 28 de agosto de 2015.

Además de ofrecer compras sostenibles y servir como educador público en relación con los problemas ambientales, ReTuna Återbruksgalleria ha generado empleos. El Centro Comercial se ha convertido en una noticia internacional: documentalistas, periodistas y turistas curiosos de todo el mundo han visitado ReTuna Återbruksgalleria.

ReTuna Återbruksgalleria y Retuna Återvinningscentral están a cargo de la empresa estatal Eskilstuna Energi och Miljö (EEM).

EMM es una empresa municipal encargada de dirigir organizaciones competitivas en el sector energético y ambiental. El EEM ofrece un beneficio óptimo a los clientes y residentes, con un impacto mínimo en el medioambiente. El objetivo es servir como un modelo a seguir y una fuente de inspiración en relación con la energía y el medioambiente, y crear beneficios sociales sostenibles para las generaciones actuales y futuras. EEM trabaja en seis áreas comerciales: red eléctrica, mercado de electricidad, agua y saneamiento, reciclaje, energía, y comercialización y ventas.

ReTuna Återbruksgalleria forma parte del área de los negocios de Reciclaje.

Entre las únicas excepciones dentro de todos los productos reciclados se encuentran las bebidas y la comida, por supuesto. En este tema, no hace falta aclarar que todo es orgánico.

ReTuna representa una asociación entre una empresa municipal, y locales sin fines de lucro y los negocios, una consecuencia de los funcionarios locales que quieren hacer más para ayudar a promover la sostenibilidad y abordar el plan de reducción de residuos de Suecia. La ciudad es dueña de la propiedad y la alquila a los inquilinos que apoyan en la práctica los negocios sostenibles.

El Centro Comercial está ubicado junto al Centro de Reciclaje Retuna Återvinningscentral en Folkestaleden 7, en Eskilstuna. Es fácil para los visitantes clasificar los materiales que están descartando en los contenedores y así dejar los juguetes, muebles, ropa, artículos decorativos y dispositivos electrónicos reutilizables en el depósito del centro comercial, llamado Returen. En este depósito, el personal de AMA (Unidad de Recursos para la Actividad, la Motivación y el Trabajo de la Municipalidad de Eskilstuna) realiza una primera selección de lo que se puede usar y lo que no. Los artículos se distribuyen luego a las tiendas de reciclaje en el Centro Comercial. El personal de la tienda realiza entonces una segunda selección, donde se elige lo que desean reparar, convertir, refinar y, finalmente vender. De esta manera, se da nueva vida a los materiales.

“Creo que fue una buena combinación de valiente política, un buen lobby y un Municipio que quiere hacerlo mejor”, dice Bergström, una de las fundadoras de ReTuna.

¡Una magnífica idea!

Compartir