Compartir

La glamorosa ciudad francesa tiene deseos de campo. En los últimos años, la alcaldesa parisina de origen español impulsa una París más verde. A principios de 2017, Anne Hidalgo, presentó al Concejo de París un gran Plan llamado “Alimentación sostenible y agricultura urbana”.

¿El objetivo? Producir más orgánico, adoptar un modo de alimentación más sano y respetuoso del medioambiente, generar más trabajo en las cercanías y ayudar a los agricultores. Estos objetivos, entre otros, son una breve descripción de un Plan innovador destinado al bienestar de los parisinos y para el placer de quienes visiten la ciudad.

Para empezar, hay que señalar que este Plan fue votado por unanimidad. Una buena noticia que valida el objetivo de conducir París hacia un modelo urbano más virtuoso económica y socialmente. Anne Hidalgo expresó la necesidad de “trabajar en estrecha colaboración con los agricultores” en París y en otras partes.

París ya no tiene nada de la ciudad del siglo XIX, donde 600 hectáreas estaban dedicadas a la jardinería, sin embargo, en los últimos años florecen las iniciativas para desarrollar áreas de cultivos. La Ciudad Luz quiere llegar a 100 hectáreas de vegetación en paredes y techos, en jardines o en áreas subterráneas en 2020, incluyendo 33 hectáreas dedicadas a la agricultura urbana, el equivalente a cincuenta campos de fútbol. La meta es producir 500 toneladas de comestible por año.

A partir de la convocatoria de proyectos “Parisculteurs” en 2017 nuevos sitios se pusieron a disposición: 43 techos y terrazas de edificios de oficinas o viviendas, paredes, sitios abiertos, sótanos, 15 sitios cedidos por la Ciudad y el Departamento de París, y 28 sitios propuestos por empresas. Esta es la diversidad de los edificios de París, la metrópolis que propone dar espacio a la imaginación de los agricultores urbanos.

Estos espacios completaron los 125 jardines comunitarios confiados a asociaciones para desarrollar lazos sociales porque en  París existen también numerosas Huertas y Jardines compartidos. El jardín compartido es un espacio verde cultivado y animado por los habitantes. Es un lugar de vida abierto al barrio que promueve encuentros entre generaciones y culturas. Gestionado por residentes locales agrupados en asociación, facilita las relaciones entre los diferentes lugares de la vida del distrito: escuelas, hogares de retiro, hospitales. Las personas que quieran plantar en algún punto de la ciudad, además de completar los formularios, se tendrán que comprometer a mantener su espacio cuidado y bonito además de que su estética sea mejor de la que había antes. Unas condiciones muy simples para toda persona que ame la naturaleza.

El Plan también incluye el cultivo de cebada y lúpulo en los bosques del Bois de Vincennes para producir en una microcervecería, la cerveza parisina “Bière de París” producida en el bosque Bois de Vincennes junto con la Asociación Brasseurs de France. En 2017 ya se cosechaban 4.000 m2 de cebada en el corazón de la ciudad, en el distrito 12 de París. Este fue el primer paso en la producción de la cerveza 100% parisina.

Otro objetivo es alcanzar el 50% de producción orgánica para el año 2020 en los 1.200 comedores municipales de París que incluyen guarderías, comedores escolares, colegios, restaurantes, hogares de ancianos, etc. y que sirven cada año 30 millones de platos de comida.

París es ya el primer comprador público de productos “Bio” o ecológicos y de temporada en Francia: hoy en día, más del 77% de las frutas y verduras que se sirven en los comedores municipales respetan el consumo de productos de estación y locales (a menos de 250 km de distancia) y la proporción de alimentos sostenibles en caterings parisinos desde el 7,4% en 2008 a 32,9% en 2015.

“A pesar de que París está comprometida con la agricultura urbana, con los techos verdes o los programas de revegetación de jardines, la capital nunca será autosuficiente en alimentos”, manifestó Anne Hidalgo.

En abril 2018 la alcaldesa inauguró la primera granja urbana subterránea en pleno París llamada La Caverne para producir 150 toneladas de achicoria y 40 toneladas de setas de cultivo ecológico, comercializadas localmente. Este es un logro de la Convocatoria con propuestas de Parisculteurs. La granja fue instalada en un aparcamiento del barrio 18, con una superficie de 3.500 m 2, propiedad del arrendador social ICF-La Sablière.

“Tenemos que trabajar en estrecha colaboración con los agricultores” en torno a París y más allá, por razones de salud, razones ambientales y para apoyar a los productores, agregó Hidalgo.

El plan de París prevé, de este modo, favorecer las cercanías y dar apoyo a las tiendas de alimentación. Para ir aún más lejos y producir lo más posible en la capital, el Plan de “Alimentación sostenible y la agricultura urbana” tiene previsto aumentar las fincas urbanas que incluyen la creación de un “muelle agricultor” en las orillas del río Sena.

Estos sitios son a la vez espacios de creatividad y semilleros para brindar respuestas concretas a los desafíos ecológicos, económicos y sociales a los que se enfrentan las metrópolis de hoy. Al mismo tiempo genera empleo a jardineros, diseñadores, arquitectos, actores de la vegetación y la economía social y solidaria, asociaciones y empresas.

La Ciudad creó además una Escuela de Permacultura que ofrece un abanico de posibilidades de capacitación impartida por la Escuela Du Breuil especializada en las Artes y técnicas del paisajismo.

Un proyecto verdaderamente inspirador, digno de ser replicado en muchas ciudades.

Para conocer más acerca del proyecto Parisculteurs o sobre la Agricultura urbana en París. 

Compartir