Compartir

Se han encontrado fibras plásticas, fragmentos y gránulos en casi todos los lugares donde han buscado: en el océanos, en el hielo marino, en lagos y ríos remotos, y en la atmósfera. Pero hasta ahora una frontera de investigación, el agua potable que bebemos, permanecía sin examinar.

La investigación exclusiva de orbmedia.org, una organización periodística internacional sin fines de lucro, junto a investigadores de la Universidad de NY y Minnesota han analizado el agua del grifo de diferentes países de los 5 continentes.  Lo que han podido comprobar es que las partículas de plástico microscópico están presentes en el agua que bebemos de los grifos y que la contaminación desafía a la geografía: la cantidad de fibras encontradas en una muestra de agua del grifo en Manhattan, fue igual a la encontrada en muestras de Beirut.

Si las partículas de plástico tienen menos de cinco milímetros de diámetro, son microplásticos. Estas diminutas partículas se acumulan en el mar, pueden penetrar en la cadena alimenticia e incluso diseminarse en el aire. Se encuentran en productos de cuidado personal, tales como la pasta de dientes. Según los expertos, algunos productos cosméticos pueden contener tanto plástico en su formulación como en el propio envase que los contiene. Los exfoliantes de la piel se sirven a menudo de los microplásticos, a los que denominan “micro-perlas”. Después de su uso, desparecen raudas por el desagüe.

Desde las aguas residuales, los microplásticos llegan a los océanos, donde pueden llegar a penetrar en la cadena alimentaria si el zoopláncton se alimenta de ellos. En 2017, investigadores hallaron que el 25% del pescado de mercados de Indonesia y California contenía plástico y fibras textiles.

Resulta que en el 83% de las muestras tomadas para la investigación llevada a cabo por orbmedia.org había fibras de microplásticos. En Europa por cada 500ml se han encontrado 1,9 fibras de plásticos y en EEUU 4,8. Se han registrado restos de fibras de microplásticos tanto en el agua del grifo como en la embotellada.

Los científicos dicen que no saben cuáles podrían ser sus riesgos para la salud, pero los expertos sospechan que las fibras plásticas transfieren los químicos tóxicos al ser humano cuando el agua es consumida.

Orb también encontró plástico en aguas embotelladas, y en hogares que usan filtros de ósmosis inversa. El mundo produce más de 300 millones de toneladas de plástico cada año. Más del 40% se usa una vez, a veces por menos de un minuto, y luego es descartado. Pero el plástico persiste en el medio ambiente por siglos. Muchas ciudades recién están empezando a sufrir la contaminación con microfibras de plástico.

Si los microplásticos están presentes en el agua del grifo, también lo están en la cerveza que tomas, por ejemplo, y hasta en el pan que comes.

“Desacelerar el proceso de tratamiento de las aguas residuales permitiría la captura de más fibras plásticas, pero también podría aumentar los costos”, sostiene Kartik Chandran, ingeniero en medioambiente en la Universidad de Columbia, Estados Unidos.

El desafío es crear sustancias más seguras pero tan convenientes como el plástico en la actualidad. Las soluciones en ciernes incluyen bioplásticos, polímeros hechos de fuentes como el almidón de maíz y la raíz de tapioca, y AirCarbon, un plástico hecho con los gases de efecto invernadero capturados. En otros lugares, las empresas están utilizando proteínas hechas de seda de araña para hilar textiles que pueden ser más duraderos que los sintéticos. Mientras tanto, los filtros domésticos y los de la lavadora están ganando popularidad como una forma de reducir la contaminación con fibras.

“Dado que el problema del plástico fue creado exclusivamente por los seres humanos a través de nuestra indiferencia, puede ser resuelto por los seres humanos prestándole atención. Ahora lo que necesitamos es la determinación de tomar la decisión, antes de que el problema nos tome a nosotros”,  le dijo a Orb Muhammad Yunus, premio Nobel de la Paz 2006.


Recuerda que tú puedes lograr el cambio con respecto al consumo del plástico:
– rechaza el plástico de un sólo uso
– reutiliza los objetos tantas veces como puedas antes de desecharlos
– resignifica su uso
– reduce el consumo
– recicla lo que ya no funciona o no utilizas


Leer también:

🌎 5 Cosas sencillas para hacer acerca del cambio climático

🚿 Tu higiene personal está aniquilando la vida marina

Compartir