Compartir

Iván Pavelic vive en Gonnet, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Tiene 29 años y estudia Sociología y Diseño industrial. Durante su carrera se enfrentó a un problema: tenía que entregar una maqueta y llovía.

Para cubrirla encontró un banner publicitario de lona plástica y lo usó. La solución fue la semilla que dio origen a un emprendimiento sostenible. Así surgió Swahili Fundas.

Swahili surge a mediados del año 2013 bajo la premisa de generar un producto con alta durabilidad, resistente, estético y con una característica esencial, que fuera totalmente reciclado y con impacto social.

El proyecto nació como una marca especializada en fundas de tablas deportivas de surf y skate, recientemente lanzó una línea de mochilas, bolsas, billeteras y cartucheras. La elección de lonas de publicidad no fue azarosa y cada vez son más las empresas que donan el material para que Swahili Fundas siga transformando los residuos plásticos.

“Vimos que la lona de publicidad tenía todas las cualidades: es sostenible, resistente e impermeable”, señaló Iván Pavelic, creador del proyecto y la marca.

Con la toma de conciencia de la trágica realidad acerca de la contaminación por plásticos, desde Swahili Fundas encontraron “beneficio en la basura” y decidieron reemplazar las telas tradicionales por lonas de publicidad de vía pública, que se utilizan por poco tiempo y luego se descartan. Además, sus productos se realizan con bolsas de alimentos para perros. Cada pieza es única, ya que los retazos son cortados a mano minuciosamente y luego combinados entre sí.

“La premisa es generar un producto con alta durabilidad, resistente, estético y con una característica esencial, que sea totalmente reciclado por personas y organizaciones sin oportunidades”, resumió el emprendedor.

Iván puso un taller en el barrio Los Coquitos, donde instalaron tres máquinas para lavar, cortar y confeccionar sus productos. El proyecto con beneficio social y ambiental se desarrolla en el marco de la economía sustentable ofreciendo soluciones a distintas problemáticas sociales y promoviendo un impacto positivo en el medioambiente al mismo tiempo que genera recursos rentables.

Dentro de los objetivos de economía sustentable, Swahili también busca generar inclusión laboral. Es por ello que junto a Ivan trabajan personas del barrio, que luego brindan talleres en escuelas y cárceles de la zona. “Somos cuatro en un taller: Uno cose, otro corta, una ecóloga y una diseñadora. Después damos talleres de oficio (de corte y confección) en colegios y cárceles”, dijo. La primera vez que se fueron a la Unidad Penitenciaria N°10, sólo tres internos se acercaron. Luego, se sumaron más de 25.

“Estamos trabajando con personas que no tienen acceso al empleo formal o directamente están excluidas del sistema laboral, tanto por tener una educación incompleta o nula o por discriminación”, apuntó el director de Swahili Fundas.

Basados en su experiencia para generar un cambio positivo y una fuente laboral, desde Swahili Fundas brindan talleres de oficio en colegios y cárceles.

También te puede interesar:

🌱 Creó botellas de bambú para terminar con el plástico

🌊 Moda sostenible desde la profundidad del océano

👗 La Moda Circular

Compartir