Compartir

La líder de la comunidad indígena bora impulsó la creación del Parque Nacional Yaguas, un territorio de casi un millón de hectáreas de bosques prístinos en la Amazonía peruana.

Liz Chicaje Churay fue galardonada en 2021 con el prestigioso Premio Goldman, llamado el Nobel Verde, uno de los reconocimientos más importantes en el mundo para los líderes ambientales.

“Somos los guardianes del bosque. Desde el tiempo de nuestros ancestros nos sostiene y nos da vida”

Como resultado de los esfuerzos de esta inspiradora mujer en asociación con ongs y científicos, el gobierno peruano creó el Parque Nacional Yaguas en 2018.

El nuevo parque se puede comparar en tamaño al Parque Nacional Yellowstone y protege miles de hectáreas de la selva amazónica en la región noreste de Loreto. Su creación es un paso clave para conservar la biodiversidad del país, ya que protege a miles de especies de vida silvestre exóticas y únicas, conserva las turberas ricas en carbono y protege a los pueblos indígenas.

Además, hay extensiones de turberas esparcidas por esta parte de la selva amazónica. Las turberas, un tipo de humedal, se consideran entre los ecosistemas más valiosos de la Tierra, ya que son fundamentales para la biodiversidad, el agua potable y el control de inundaciones. Las turberas también ayudan a mitigar el cambio climático como los mayores sumideros de carbono del mundo.

Este remoto rincón noreste de Perú contiene una gran franja de selva amazónica con 3,000 especies de plantas, 500 especies de aves y 550 especies de peces, además de manatíes, delfines de río, nutrias gigantes y monos lanudos.

El Parque Nacional Yaguas está deshabitado, pero 29 comunidades indígenas residen fuera de sus fronteras y la protección del área es vital para su supervivencia. Las comunidades dependen de los ricos recursos naturales de este ecosistema, especialmente los peces, y consideran sagrados los ríos y la tierra.

Durante los últimos 20 años, la tala ilegal, la minería ilegal de oro y la sobrepesca devastaron la región y a sus habitantes, quienes durante mucho tiempo han denunciado y resistido la invasión.

Liz Chicaje Churay, comenzó a viajar por el extremo noreste de su país atravesando la región de Loreto, cerca de la frontera con Colombia para defender a su comunidad de los estragos de la explotación forestal y de la minería.

Su voz llegó hasta la COP 23, en Bonn, Alemania, en el 2017, para que el mundo escuche sobre este invaluable territorio ancestral que debía ser preservado.

Hoy es madre de cinco hijos y una activista incansable que se ha convertido en una figura esencial en la lucha por proteger la Amazonía peruana y los pueblos que la habitan.

Fuente y Video: Goldman Prize.org

También te puede inspirar:

🌳 Esta Mujer Amazónica recibe “el Nobel del Medio Ambiente”

🌳 “La Madre de los Bosques” tiene 110 años y plantó Miles de Árboles

🌱Esta Comunidad Campesina logró Sanar su Río Naturalmente

🌳Vivió más de 2 Años en un Árbol para Protegerlo de la Tala

 

Compartir